Archivo | Compaginación RSS for this section

Problemas en la maquetación

Sangres

Cuando las imágenes o manchas de color llegan hasta los márgenes del papel, se dice que están a sangre. Es importante que estos elementos se extiendan algo más allá de los márgenes de la página, para que queden a sangre una vez guillotinado, manipulado y encuadernado el producto. Si estos elementos no sobrepasan esos bordes de la página, existe el riesgo de que no queden a sangre en el producto acabado y que, por tanto, aparezca una franja blanca sin imprimir entre la imagen o el objeto y el borde del papel. Dado que la impresión y los manipulados no son nunca exactos, se hace necesario dejar siempre ese margen de seguridad en el sangrado. Lo recomendable es dejar unos 3 mm de sangre, como mínimo.

20130303_180838

Encuentros

En ocasiones podemos querer que un elemento o una imagen abarque una doble página, cruzando los márgenes de lomo o medianil. Es habitual que en la impresión esas dos páginas se impriman en dos hojas distintas o en extremos opuestos de la misma hoja y no juntas (Imposición). Esto es lo que se denomina impresión de páginas encaradas.

Una vez impreso y plegado el producto final, puede ser difícil lograr un registro perfecto entre dos páginas encaradas, por lo que conviene evitar colocar objetos especialmente delicados, como textos pequeños o filetes finos, en esas dobles páginas.

20130303_180928

Fuente: Manual de producción Gráfica. Recetas – Gustavo Gili

Estructura de la maqueta

Los Márgenes

Los espacios en blanco que quedan a cada uno de los cuatro lados de la mancha se llaman márgenes y se denominan: cabeza, pie, lomo y corte.

margenes

Conviene no sacrificar nunca estos espacios a causa de la longitud del texto, de manera que se habrá de recurrir a otros recursos tipográficos para que se mantengan las variables equilibradas en su conjunto.

Los fundamentos para la disposición de los márgenes se han utilizado desde la invención de la Imprenta, y mayoritariamente se ha empleado el recurso de las diagonales y el de la división de la página para obtener buenos resultados.

En la tipografía de edición las páginas se contemplan enrentadas de dos en dos (Páginas enfrentadas), y no como páginas sencillas.

Entre las posibilidades que pueden ofrecer los márgenes, las más usuales, por su garantía estética, son las siguientes:

  • Márgenes Uniformes (Quedan igualados por los lados, el lomo tiene el mismo tamaño que el resto de márgenes)
  • Márgenes Especiales (Muestran un desplazamiento de la mancha hacia el margen superior. El lomo ocupa la mitad que el margen de los lados, el margen de la cabeza  mide lomo y mitad y el margen de pie mide el doble que la cabeza).

especial

  • Márgenes Tradicionales (Garantizan una proporción adecuada entre el tamaño de página y la mancha del texto. Ello se consigue mediante las diagonales, o mediante la división entre nueve del alto y ancho del tamaño de página).

tradicionales

La retícula:

La retícula se desarrolla a partir del tamaño de la página. Una retícula subdivide la página en campos e intervalos, dentro del espacio definido por los márgenes. La forma reticular del espacio debe estar siempre al servicio de su objetivo: la colocación de los elementos dentro de una página. Antes de comenzar con la subdivisión del espacio hemos de conocer las características y las exigencias del texto, porque las medidas de los campos e intervalos se establecerán a partir de las variables tipográficas: la familia, la fuente, el cuerpo, la medida de línea y la interlínea.

Utilización de las retículas
  • El uso de la retícula está determinado por un conjunto de elementos y no sólo por el texto, ya que para ello con los márgenes sería suficiente.
  • Los elementos que se han de colocar en la retícula: Títulos, subtítulos, iconos, paginación, etc.., al margen de la citada disposición determinarán su visualización en función del lugar y tamaño que ocupan.
  • El texto debe colocarse formando una unidad y no debe someterse a interrupciones de otros elementos, porque se dificulta el ritmo del discurso.
  • Es aconsejable, cuando el trabajo consta de varias páginas, que los elementos de las mismas características, ocupen siempre la misma posición y tamaño en todas las páginas.
  • La retícula es una estructura virtual que proporciona el marco necesario para la unidad de la página, pero se han de disponer los elementos de manera que, por un lado transmitan una sensación de equilibrio y por el otro, favorezcan, por su tamaño, el interés visual.

foto20021207021050

Fuentes: Libro: Manual de tipografía (Del plomo a la era digital)